centros de estética en Granada
Cirugía estética facial Dermatología

¿Qué es un melasma?

Como uno de los centros de estética en Granada, unas de nuestras especialidades son las afecciones dermatológicas y su tratamiento. En este nuevo post del blog queremos hablar del melasma.

También denominada cloasma, se trata de una patología cutánea por la que aparecen manchas oscuras de color marronáceo localizadas y distribuidas habitualmente en áreas del rostro expuestas al sol. Es lo que en medicina se conoce como hipermelanosis.

Como decimos, se presenta en forma de manchas irregulares de color marrón, gris o a veces azulado. Se trata de una patología benigna, asintomática, es decir, que no va más allá del mero plano estético pero que muchas personas buscan combatir con la ayuda de los especialistas de Centro Europeo de Cirugía Estética. Las manchas suelen ser bilaterales y simétricas. Tienden a aparecer en cara, cuello y en menor medida en los antebrazos.

Existen múltiples factores implicados en el desarrollo del melasma. Uno de ellos es la predisposición genética. Por supuesto, también la exposición a la luz ultravioleta y solar sin protección. En el caso de las mujeres, influyen también factores hormonales como el uso de anticonceptivos con estrógenos o el periodo de embarazo teniendo en cuenta que aumentan los niveles de progesterona. Puede tener que ver además el hecho de haber hecho un mal uso de algún producto cosmético, provocando un proceso irritativo o alérgico.

En cuanto a los patrones o tipos de melasma que existen tenemos el centro facial, el malar (mejillas y nariz) y el mandibular. Son manchas variables, siendo más intensas durante los meses de exposición solar.

El tratamiento básicamente busca un blanqueamiento de las lesiones. Suelen ser tratamientos a largo plazo, es decir, hace falta un tiempo notable para que se empiecen a apreciar resultados. Se recurre a distintos ácidos como el kójico, el tióico o el elágico. A menudo se combinan con hidroquinona. Se puede recurrir a peelings químicos con ácido salicílico y glicólico entre otros. Existe también la posibilidad de recurrir al láser de alejandrita, Rubí o Nd:YAG. Por descontado, es importante asumir ciertas pautas de prevención como evitar todo lo posible la incidencia directa del sol usando filtros de alta protección, es decir, superiores a un FP 50. Muy importante: tanto en verano como en invierno.