Lifting de brazos
Cirugía estética corporal

Cómo mejorar el aspecto de tus brazos

A la hora de mejorar una parte de tu cuerpo para verte y sentirte mejor no siempre existe una única solución. Afortunadamente, hoy las opciones son variadas dependiendo de diferentes aspectos que harán más aconsejable recurrir a una u otra.

Es el caso del descolgamiento de la piel de los brazos que, en función de factores como la edad o las expectativas del paciente, pueden corregirse simplemente con ejercicio físico mientras que en otros casos será necesario realizar un lifting de brazos. Te lo contamos con más detalle en este post.

Uno de los problemas más comunes entre las mujeres

El descolgamiento de la piel de la cara interior de los brazos es uno de los problemas más comunes entre las mujeres, especialmente a partir de los 30-35 años.

Pero incluso llegada esta edad, existen diferentes niveles de descolgamiento del contorno de los brazos que marcarán el uso de una técnica estética u otra para combatirlo y conseguir un resultado satisfactorio.

  • Grado 0: Es evidente que la genética de cada persona es un punto de partida fundamental en cuanto a cuestiones estéticas se refiere. A los 30 años, una mujer puede mantenerse mucho más tonificada que otra que lleve sus mismos hábitos de vida. Pero al margen de esto, podemos afirmar que antes de esas edad, el descolgamiento de la piel de los brazos de las mujeres es leve. Eso sí, si no quieres que vaya a más, las mejores herramientas que tienes a tu alcance son una buena alimentación y una tabla de ejercicios que preste especial atención a la tonificación de tus tríceps.

 

  • Grado 1: Según va avanzando la treintena, y más si tu genética no te acompaña, la flacidez de los brazos comienza a ser más notable aunque siga siendo moderada o incipiente. En esos momentos, las sesiones de mesoterapia pueden resultar muy adecuadas y contribuirán a retrasar (o evitar) el paso por el quirófano.

 

  • Grado 2: A partir de los 40, el cuerpo cambia y la distensión de los brazos se acentúa tanto por la flacidez cutánea como por la acumulación de grasa. Los brazos comienzan a verse más “fofos” y aparece ese efecto “péndulo” tan poco atractivo. En estos casos, la liposucción se presenta como una solución eficiente al extraer la grasa sobrante sin cicatrices.

 

  • Grado 3: Pero cuando el descolgamiento ya es notable y se produce un exceso de piel sobrante, es necesario recurrir a un lifting de brazos o braquioplastia. De todas formas, es importante valorar las características del paciente y, sobre todo, hablar claramente las expectativas que tiene antes de someterse a esta intervención.

 

Como ya te explicamos en este post, consiste en realizar una incisión por debajo de la axila para quitar la piel y grasa sobrante, lo que dejará una leve cicatriz longitudinal desde la axila hasta el codo. En cualquier caso, recuerda que se trata de una intervención sencilla que nosotros realizamos con frecuencia en nuestras clínicas estéticas de Madrid y Granada. Así que si estás interesada en mejorar esta parte de tu cuerpo, no dudes en consultarnos todo aquello que quieras saber.

Lo importante en estos casos es ponerte en manos de un equipo de profesionales que sepan valorar tu caso y ofrecerte y ejecutar la solución estética más adecuada. En el Centro Europeo de Cirugía Estética te espera un equipo de expertos con gran experiencia, con el Doctor Abraham Moisés Barbero al frente.