cirugía estética corporal
Cirugía estética corporal

Mastopexia: la solución no siempre es aumentar

Muchas mujeres no están contentas con la forma o el tamaño de sus pechos. La mayoría de ellas tiene la errónea idea de que la única solución a su problema sería llevar a cabo un aumento de sus mamas. Sin embargo, en muchos casos, la mastopexia o elevación/corrección de pechos es la opción adecuada. Te contamos a continuación algunos aspectos de esta técnica.

Motivos de la caída de los senos

El paso del tiempo, las variaciones de peso o los embarazos y sus posteriores periodos de lactancia son tres de los principales factores que pasan factura a la apariencia de los senos de la mujer. De hecho, podemos afirmar que prácticamente el 100% de las mujeres sufren, antes o después, una caída de sus pechos motivada por la pérdida de elasticidad, tersura y firmeza de la piel. También es habitual que muchas mujeres experimenten una alteración en su forma como consecuencia de los factores citados anteriormente, que hacen que el pecho tenga una apariencia menos firme y atractiva.

Para estos casos, el levantamiento de senos o mastopexia es la mejor solución. Se trata de un procedimiento quirúrgico orientado a elevar las mamas caídas y corregir la forma que hayan podido perder como resultado de aspectos como los mencionados (paso del tiempo, alteraciones de peso, embarazos…).

¿Quién puede someterse a una elevación de mamas?

Una elevación de los senos mejora notablemente el aspecto de una mujer, logrando que recupere confianza en sí misma y se sienta más joven y atractiva. Y como decíamos, no estamos hablando de aumentar su tamaño sino simplemente de hacer que recuperen su posición y forma original.

Las mejores candidatas son mujeres saludables, con pechos no muy grandes y con una caída leve de los mismos. Es cierto que pueden elevarse todo tipo de senos independientemente del tamaño que tengan pero los resultados siempre serán mejores y más duraderos si las glándulas mamarias no son muy pesadas.

También es importante pensar a medio-largo plazo. Por ejemplo, no tiene sentido que una mujer que vaya a tener más hijos en el futuro se someta a esta intervención, ya que lo más probable es que se vuelva a encontrar en la misma situación que estaba antes como consecuencia de esos embarazos y lactancias.

Quien decida someterse a esta intervención debe ser emocionalmente estable, estar segura y ser realista tanto con su actual estado físico como de sus expectativas. En próximos posts te contaremos otras cuestiones relacionadas con la mastopexia, como su preparación o sus cuidados posteriores. No dejes de consultar nuestro blog en el que los médicos del Centro Europeo de Cirugía Estética te explican todos nuestros tratamientos.