Cirugía estética facial Dermatología

Diferencias entre peelings químicos y físicos

Es normal que a veces surjan dudas sobre los tratamientos exfoliantes más adecuados para cada persona según la edad o el tipo de piel. Hay personas que tampoco tienen del todo claro con qué frecuencia someterse a un peeling en Madrid. A todas estas dudas trataremos de resolver en las siguientes líneas, abordando las diferencias entre los peelings químicos y los físicos.

Seguro que sabes perfectamente que la piel del rostro necesita renovarse y que de forma periódica experimenta un proceso de renovación natural. Entre otras cosas, se eliminan las células muertas de la epidermis. En esta línea, los peelings son tratamientos que ayudan a que esta renovación sea más rápida y más profunda. Por descontado, todo depende del tipo de piel y de lo que se quiera conseguir.

Por lo general distinguimos entre dos tipos de peelings: físicos y químicos. En el caso de los peelings físicos, pequeñas partículas sólidas, suspendidas en una crema, emulsión o gel, van exfoliando las células muertas por medio de fricción. Hay que tener en cuenta que esta fricción que se ejerce sobre la piel favorece un aumento de la micro-circulación, provocando cierto rubor o enrojecimiento. Estos peelings se pueden aplicar en casa con la frecuencia recomendada para no alterar el ph de la piel.

Por su parte, los peelings químicos que practicamos en Centro Europeo de Cirugía Estética están compuestos por ácidos como el glicólico, málico, salicílico o láctico. Por ejemplo, con el glicólico se consigue un rejuvenecimiento de la piel mejorando su apariencia general. Entre los peelings químicos, unos de los más eficaces son los que van más allá de la simple exfoliación de las células muertas y queratinizadas. Hablamos de los que logran que la piel esté más joven, luminosa, de los que facilitan la síntesis de colágeno y elastina. También de los que facilitan que los tejidos se oxigenen. A diferencia de los peelings físicos, los químicos se aplican como si fueran mascarillas y se dejan actuar durante determinado tiempo para que ablanden las células muertas de la piel. Para las pieles con manchas solares o de acné son ideales los peelings químicos. Los físicos están más enfocados a pieles sensibles que no toleran los ácidos que comentábamos más arriba. De todos modos, siempre ha de ser un especialista quien valore cada caso y recomiende el mejor tratamiento para cada edad y tipo de piel.