Cirugía estética facial

Otoplastia, la cirugía estética de las orejas

La forma, el tamaño o la posición de las orejas es motivo de complejo para muchas personas que esconden bajo su pelo esta parte de su rostro. En nuestro centro médico estético en Madrid lo hemos podido comprobar en infinidad de ocasiones. Sin embargo, existe una sencilla solución para ocultar este problema: la otoplastia o cirugía de las orejas de la hoy te vamos a hablar en este post.

¿Qué es la otoplastia?

También llamada cirugía de las orejas, esta intervención estética está orientada a reducir el tamaño de las orejas o a modificar su forma o posición. Las llamadas “orejas de soplillo” u “orejas en asa” encuentran remedio a través de esta sencilla técnica que puede realizarse tanto en niños como en adultos.

En los últimos meses, y como consecuencia del constante uso de mascarillas que “empujan” las orejas hacia adelante, se está produciendo un considerable aumento de la demanda de este tipo de operación en nuestro centro médico estético en Madrid. De hecho, desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) sitúan en torno al 35 % el porcentaje de personas que sufre este problema.

Al margen del complejo y la falta de seguridad que muchas personas pueden sufrir como consecuencia de este problema estético, la otoplastia mejora en términos generales la armonía del rostro, dando lugar a un aspecto más agradable.

¿Cómo es una cirugía de las orejas?

Se trata de una intervención sencilla que no entraña ninguna dificultad. Normalmente se realiza con anestesia local combinada con sedación, algo que suele tranquilizar a los pacientes al saber que no tendrán que pasar por una anestesia general.

La duración de la intervención suele ser de una hora y media aunque existen casos más complejos que pueden requerir un poco más de tiempo, siempre dependiendo de la técnica específica que se siga.

El cirujano realiza una pequeña incisión detrás de la oreja para exponer el cartílago, que será extirpado si hay un exceso del mismo o esculpido para doblar el pabellón auricular y acercarlo a la cabeza. También existe otra técnica que involucra una incisión similar en el dorso de la oreja mediante la cual se retira la piel y las suturas se usan para plegar el dorso del cartílago sobre sí mismo.

En cualquier caso, la cicatriz resultante apenas queda visible tras las orejas y en una semana los vendajes pueden ser reemplazados por un apósito de felpa más liviano pero recomendable especialmente para dormir.

La recuperación es rápida y en cuestión de 4-5 días, el paciente puede retomar su vida normal. Si quieres conocer más sobre esta intervención y saber si eres un buen candidato o candidata para realizarla, no dudes en ponerte en contacto con nuestro centro médico estético en Madrid.