Hidrolipoclasia y Adipocitolisis

IMPORTANTE: La información contenida en estas páginas es de carácter general y orientativo. No sustituye en ningún caso una consulta personal en donde se evalúe su caso en particular y en la que se obtendrá un diagnóstico certero. Si lo desea pida una consulta sin compromiso para examinar su caso. Nos preocupamos porque su información sea correcta. Si no comprende cualquier palabra o explicación no dude en solicitar la aclaración por email
Hidrolipoclasia y Adipocitolisis

El ultrasonido, al igual que el sonido, son ondas vibratorias de distintas frecuencias que se propagan a través del aire. Cuando esta frecuencia alcanza los 20.000 ciclos por segundo podemos decir que estamos hablando de ultrasonidos. Esta frecuencia escapa al nivel audible del ser humano.

Existen distintos tipos de aparatos de ultrasonidos, en estética el más utilizado es el de 3 mega hertzios, esta onda actúa a nivel del tejido conjuntivo y adiposo. Su acción produce cambios térmicos, mecánicos y químicos en la zona de aplicación.

Al aplicar las ondas de ultrasonido, se produce sobre la zona a tratar un incremento de la temperatura, este calor genera un aumento de la circulación sanguínea local. La acción mecánica se produce cuando las partículas oscilantes a muy alta frecuencia generan una liberación de las adherencias de fibrosis, de la muy conocida piel de naranja.

La acción química es porque permite una mayor activación de las moléculas de oxígeno, generando un incremento de la oxidación de las grasas, produciendo una mayor liberación de energía, lo que implica un aumento considerable de la temperatura.

Es altamente indicado para casos de celulitis, a nivel circulatorio facilita una mejor oxigenación de los tejidos, favorece la reducción de obesidad localizada y ayuda en la modelación corporal. Además actúa produciendo un mayor drenaje circulatorio y una disminución de los edemas regionales.

Con respecto a su aplicación, el ultrasonido se utiliza en combinación con un gel, éste último favorece la absorción, ya que genera una superficie uniforme entre el cabezal del aparato de ultrasonido y la zona a aplicar, impidiendo que exista una capa de aire entre la zona a tratar y el elemento emisor. Su aplicación es en forma circular, y la superficie a tratar debe ser en círculos no mayores a 10 cm2.

La Hidrolipoclasia es un tratamiento muy poco conocido, el cual consiste en la aplicación de medicación en zonas de adiposidad localizada y/o celulitis, luego se aplican ultrasonidos durante 15 minutos aprovechando la acción de cavitación que posee el mismo, la conjunción del ultrasonido y los medicamentos previamente inyectados, producen la ruptura e implosión de las células grasas y su eliminación mediante la circulación sanguínea y linfática.

Es posible utilizar el ultrasonido en tratamientos faciales, para estos casos existen cabezales especiales que permiten una mayor penetración de los productos utilizados, asimismo genera un micro masaje subcutáneo, lo que favorece para mejorar la flaccidez muscular y cutánea.

En el caso de várices o piernas varicosas crónicas es un buen complemento del tratamiento a realizar (Mesoterapia, escleroterapia, etc.). Por lo general, en estos casos existen edemas e induraciones, la aplicación de ultrasonido favorece e incrementa el drenaje de los vasos linfáticos generando una disminución del líquido retenido en las piernas.

La Hidrolipoclasia o Lipoaspiración del futuro, elimina "rollitos" sin quirófano, sin anestesia y sin riesgos añadidos. El método esta científicamente comprobado en todo el mundo.

¿ Qué quiere decir Hidrolipoclasia ultrasónica ?

En griego, hidro quiere decir agua; lipo es grasa y clasia significa "romper" o "estallar". Es decir, a través del agua, el ultrasonido logra producir un "estallido" de las células grasas. Una vez "rotas" el cuerpo las elimina naturalmente.

La hidrolipoclasia ultrasónica se basa en un principio físico que es la capacidad que tiene el ultrasonido de difundir en agua. Al infiltrar "los rollitos" con agua o solución fisiológica estéril, el ultrasonido produce algo que se llama "cavitación", que viene a ser algo así como un "estallido" de la grasa. Esta grasa que acaba de "estallar" entra en el corriente linfática o sanguínea y se elimina con la orina.

El éxito de la hidrolipoclasia ultrasónica en tratamientos para eliminar rollitos radica en el ultrasonido, que, entre otras cosas, produce Termogénesis, o sea, genera calor y quema grasas.

También rompe la fibrosis, un componente importante de la piel de naranja.

Todas las células grasas tienen "receptores", pero hay dos que se distinguen: los Alfa-2 y los Beta. Los hombres producen más receptores Beta que Alfa, mientras que las mujeres producimos más receptores Alfa que Beta.

¿ Cuál es la diferencia entre los receptores Alfa y los Beta ?

La principal diferencia es que los receptores Alfa "juntan" grasa, mientras que los Beta la "rechazan". Eso no es todo. Lo peor es que las mujeres tenemos el 80% de los receptores Alfa "junta-grasa" localizados en la zona de las caderas, los muslos, los glúteos y las cartucheras. Allí los hombres tienen receptores Beta, o sea los que rechazan la grasa. Esta es la razón por la cual las mujeres ensanchamos caderas y chaparreras y los hombres no.

¿ Cómo se aplica ?

Primero se marca los rollitos a tratar, en un área de no más de 10 x 10 cm., se desinfecta. Luego se infiltra con una combinación de reductores específicos. Esta parte del tratamiento puede durar entre 7 y 15 minutos.

Luego, el médico procede a infiltrar el área una vez más, pero esta vez con solución fisiológica que puede contener bicarbonato u otro componente de Ph bajo. En el abdomen, por ejemplo, se aplica en dos sectores, uno a cada lado del ombligo y la aplicación no dura más de tres minutos. En las cartucheras se aplica de una sola vez y lo mismo pasa en la cara interna de las rodillas o en las caderas.

También se puede aplicar en zonas menos tradicionales, como la "nuca de bisonte" en la porción baja del cuello, o la parte superior de los tobillos, o en los brazos. Finalmente, lo que sigue es el tratamiento en si, o sea, la aplicación del ultrasonido con una maquinaria de grado medico.

Esta sin embargo, es la parte más importante ya que es la que "rompe" las células grasas. Una vez terminada la aplicación del ultrasonido, queda el área tratada un poco inflamada por el liquido pero éste será eliminado naturalmente en unas 48hs por la orina.

¿ Cuánto tardan en verse los resultados ?

Las sesiones se realizan una vez por semana o cada diez días. Los resultados son inmediatos. Algunas mujeres notan una reducción de hasta dos tallas en dos o tres sesiones solamente, pero algunas tardan un poco más. Las gorditas notan cambios enseguida; las flaquitas pueden tardar un poco más. Pero todas, notan una reducción substancial en relativamente poco tiempo.

¿ Hay algún efecto colateral o contraindicación ?

Rarísimo, y solamente en casos aislados. Si el paciente es alérgico a algún medicamento que se use situación que se despeja con anterioridad a la realización del procedimiento. Por esta razón es importante que el tratamiento lo realice un medico.

¿ Qué diferencia exactamente a la hidrolipoclasia ultrasónica de otros métodos similares, como la mesoterapia ?

Principalmente, el ultrasonido que produce el "estallido" de las células grasas. Las ondas sonoras "golpean" a las células grasas unas 30 millones de veces por segundo y esto termina por romperlas. De allí a eliminar la grasa liberada totalmente hay un corto trecho. También la medicación, que es diferente.

¿ Qué grado de efectividad alcanza cada una de las sesiones ?

Siempre, hay resultados. Lo que varia es la intensidad. En las pacientes con sobrepeso, los resultados son mas evidentes.

¿ Sobre qué tipo de rollitos actúa esta técnica ?

Todos. Sin embargo, los mejores resultados se ven en el abdomen. Las cartucheras son un poco mas resistentes, pero con tratamiento también ceden.

¿ Es una solución permanente ?

En la medida que la medicación logra "adormecer" a las células Alfa-2, que son las que juntan grasa; y "despertar" a las Beta, que son las que la dejan ir, si, se puede decir que es una solución permanente. De todas maneras, siempre es aconsejable un mantenimiento, pero eso requiere solamente una sesión por mes.

¿ Qué siente el paciente durante una aplicación ?

Siente un cosquilleo, o como mucho, algo así como la picadura de un mosquito, eso es todo, con la aplicación del ultrasonido, sin embargo, la sensación es fresca y agradable. Muchas pacientes se quedan dormidas.

¿ Qué es lo mejor que se puede decir de esta técnica ?

Que es efectiva. Que no requiere anestesia. Que no es invasiva y que no tiene riesgos del uso de anestésicos. De 6-10 sesiones debería ser suficiente para terminar el tratamiento. El efecto es duradero. De todas maneras, se puede hacer un mantenimiento mensual.

Adipocitolisis con desoxicolato de sodio.

Dipocitolisis con desoxicolato de sodio

El tratamiento de la grasa localizada ha sido siempre uno de los más solicitados en las consultas de Medicina y Cirugía Estética. Hasta hace poco el único tratamiento posible para la eliminación rápida y definitiva de la grasa localizada era la cirugía a través de la liposucción.

Los tratamientos no quirúrgicos (mesoterapia, etc.), aunque efectivos, han resultado hasta ahora extremadamente lentos y con la posibilidad de recuperación.

El advenimiento de la cavitación ha solucionado en parte este problema pero aún con determinadas limitaciones. Recientemente se ha empezado a emplear una solución de ácido dexosicólico. El desoxicolato de sodio (también conocido como ácido desoxicólico) actúa como un "detergente" contra la grasa.

Se trata de un ácido presente en la bilis humana, que emulsiona las grasas ingeridas en la dieta. Pero cuando se inyecta directamente en el tejido adiposo, licua el adiposito para que los lípidos se eliminen de forma natural a través del sistema linfático.

La solución cual es una solución acuosa con una base gelatinosa formulada en principio con el propósito de controlar y reforzar la acción de las ondas ultrasónicas externas en la microcavitación del tejido adiposo localizado y celulitis.

Sin embargo se ha demostrado su utilidad incluso sin la aplicación de ultrasonidos, ya que se trata de un fármaco activo verdaderamente lipolítico por sí solo. El tratamiento está indicado para la reducción no quirúrgica de depósitos adiposos localizados en la región superior lateral del muslo, también conocido como "cartucheras", la cara interna del muslo, la zona alrededor de la rodilla, caderas, flancos, abdomen ,papada e incluso la seudo ginecomastia.

Protocolo de tratamiento.

El producto se infiltra con un único pinchazo por zona con una aguja fina y larga que permite repartir el producto de forma homogénea.

Después de la aplicación, y una vez el paciente ha reposado unos minutos, se aplican entre 7 y 10 minutos de ultracavitación.

La ultracavitación es la emisión de ultrasonidos de baja frecuencia en la superficie externa de la piel, consiguiendo que las células destruidas liberen la grasa y que el propio cuerpo la acabe de eliminar por sí mismo.

Las zonas en las que se obtienen mejores resultados son abdomen, caderas, rodillas, brazos, papada, interior de los muslos y pseudoginecomasia.

Esta terapia combinada de intralipoterapia y ultracavitación precisa una media de tres a seis sesiones por zona para que los resultados sean completos, con una separación de tres semanas entre sesión y sesión. Después de la sesión, advierten de que el paciente puede tener en la zona tratada una ligera molestia que puede durar unos días.

Este tratamiento, como cualquier otro inyectable, debe usarse solo en pacientes sanos. No se debe usar en pacientes embarazadas o en período de lactancia.

No está indicada como tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, ni sustituye a la liposucción, aunque puede ser complementario, y tiene un efecto parcial en la celulitis. no perderá peso, solo grasa y centímetros.

Después de la inyección es posible que aparezca una reacción edematosa, pequeños hematomas superficiales o eritema cutáneo leve. Estas reacciones se consideran normales en este tipo de tratamiento y se resuelven completamente en pocos días.

A pesar de que en general la aplicación se tolera bien, no se puede excluir la posibilidad de que aparezca dolor transitorio después de su inyección.

El tratamiento debe ser efectuado solo por médicos competentes entrenados en la técnica de la Intralipoterapia. Este medicamento, también conocido como "solución Motolese" es la primera inyección con instrucciones específicas en el tratamiento no quirúrgico de la grasa localizada.

En general después de una sesión es recomendable la aplicación de drenajes linfáticos con la pauta adecuada por el médico, y la utilización de prendas de compresión durante dos o tres días. El tratamiento dietético, si fuera necesario, aceleraría el proceso de remodelación en general. El número de sesiones necesarias es variable dependiendo de la cantidad de grasa que se desee o necesite eliminar, pero suele oscilar entre 4 y 6 no excediendo de 10 en los casos más resistentes.

Última actualización / 10 de septiembre de 2017
© 2015 Dr. Abrahan Moisés Barbero González. Todos los derechos reservados.